19.7.10

CÉSAR VELASCO BROCA

"El que ama, arde. Y el que arde, vuela a la velocidad de la luz. Porque amar es ser lo que se ama."
José Val del Omar.

No es casualidad que empiece este texto dedicado a Velasco Broca, citando al grande, Val del Omar, artista visual y genio creador, injustamente olvidado, hasta ahora.

Desde los comienzos de su carrera, Velasco ha estado influido por la magia y la experimentación del maestro granadino convirtiéndose en su verdadero sucesor y como tal el único capaz de devolverle a la vida con un proyecto de corto + documental que verá a la luz a lo largo del 2010. Oírle hablar de la vida y obra de Val del Omar estremece por la pasión y sinceridad de sus palabras y gestos. Ataviado con una chilaba que su madre le trajo de un viaje a Egipto y unas sandalias se le ha podido ver viviendo y trabajando en el PLAT, el laboratorio en la zona de Herrera Oria donde Val del Omar pasó sus últimos años investigando en torno a sus teorías mecamisticas.
Desde su muerte en accidente de tráfico en 1982, la vivienda había permanecido prácticamente cerrada, a la manera de un santuario donde tan solo unos pocos se habían atrevido a entrar. Velasco Broca, sin embargo la ha devuelto a la vida, entendiendo como nadie el complejo y maravilloso mundo Valderomaniano. Lo que para la gran mayoría supone, desbordamiento, para él es inspiración y guía. Como si fuera un brujo ha ido hechizándonos a todos, técnicos, artistas, críticos de cine y amigos en un proyecto en el que en realidad lleva toda la vida trabajando pero que se ha podido materializar ahora gracias a la distribuidora Cameo Films (que ya en el año 2007 había editado un dvd con su obra completa cuando Velasco contaba con apenas 29 años) empeñada en sacar comercialmente la obra completa y a buena calidad por fin, del gran pionero del cine, no solo español si no universal.

La espiritualidad de Val de Omar ha sido un referente a la hora de afrontar todos sus trabajos que como él, ve como “hechizos, como encantamientos cinematográficos” donde algunos se verán atrapados desde la primera imagen y otros, no.
Por eso la trayectoria de Velasco Broca no tiene que ver nada con el cine comercial al uso y la última generación de directores de cine españoles. Lejos de las subvenciones del ICAA, de las salas de cine convencional, de la temática social y de un público masificado que no entiende o no quiere arrebatarse con las imágenes.

César Velasco Broca, nacido en Amurrio en 1978, queda en mi opinión como el más interesante de todos y quizás el único director español joven al que considerar no solo cineasta si no artista completo ya que a su obra en imágenes cabe sumar también su trabajo dentro de la música y el arte sonoro, la producción musical, codirigiendo el sello Batan Bruits con Miguel Ángel Ruiz otro rara avis de la creación contemporánea española- la ilustración, los comics, la videocreación y la poesía.

Desde su primera obra, Footsy (1996) rodada en esplendoroso super8, pueden verse algunos de sus temas recurrentes; folcklore, fetichismo e infancia robada. Lo popular mezclado con lo surreal, una constante en toda su obra posterior. Este cortometraje le hizo “un nombre dentro del underground” y la posibilidad de rodar, ya en 16mm (su formato de trabajo preferido) Kinky Hoodoo Voodoo (2000). Esplendida obra qué enlaza también con la poética científica de Philip K. Dick autor por el qué Velasco siente auténtica pasión.
El arranque sitúa la acción a través de una voz en off en, “Saturno, al final del verano” en una especie de campamento juvenil que a los más veteranos les recordará a las OJE franquitas. La película está rodada en La Rioja, donde pasó toda su infancia y adolescencia.
Años después, la fuerza de las imágenes en poderoso verde/negro siguen cautivando.
Con, Kinky… inaugura la trilogía denominada Echos Der Buchrücken, le seguirían dos cortometrajes más, La Costra Láctea (2001) y Avan Pétalos Grillados (2007).
La ciencia ficción costumbrista qué desprende, Kinky Hoodoo Voodoo resulta fascinante, es esa unión entre el cine de género y la idiosincrasia más cañí una de las cosas que más me gustan de su trabajo. A los temas ya iniciados en Footsy (niños, pies-fetiche), se le añaden elementos iconográficos tan importantes como los robots, parecen sacados una peli de serie B americana y un ambiente post apocalíptico qué también serviría de contexto para su obra posterior, Avant Petalos grillados. Por distintos motivos, el cortometraje no se terminó hasta el año 2004 con la incorporación a la producción ejecutiva de Borja Crespo de Arsénico PC.

El pase de La Costra Láctea en el programa, Versión Española, en el año 2002 fue mi primer acercamiento real, a la obra de Velasco. Cayetana Guillén-Cuervo lo calificó como, “el cortometraje más raro emitido en toda la historia del programa”, motivo por otro lado para estar orgulloso. Nunca olvidaré el gran impacto que me causó ver esa hilera de aldeanas propias del norte, haciendo frente a una invasión alienígena. La imagen en 16mm y en contrastado B/N, la música, el erotismo subyacente, la nueva carne… todo un collage visual nunca visto por mi en el aburrido panorama del cortometraje español.
La Costra Láctea (Der milchshorf) nace como un proyecto de encargo por parte de una asociación feminista, cuya intención era producir un video de educación sexual. Rodado en Cantabria y con casi el mismo equipo del anterior, a destacar el director de foto, Arturo Briones, Gorka Aguirre, autor de los F/X de todos los robots de la trilogía y el dibujante, Mariano Espinosa, natural de Logroño, amigo de la infancia de César y un grande entre los grandes de las artes plásticas, qué ha dibujado no solo preciosos si no prácticos storys para que nadie del equipo pueda perderse en medio de rodajes supongo tan locos como este.
Otros cómplices de su trabajo son, Cormac Regan, Beatriz Navas, Manuel Sánchez aka Antonna o la productora Hill Valley (conocida por sacar adelante programas de TV como Muchachada Nui).

Otra de las cosas qué más me interesan dentro de la obra de Velasco es que no utilice diálogos, el cine es potencialmente imagen y sus imágenes son ya en sí mismas no solo estéticas si no totalmente narrativas, También considero un acierto que no salgan actores famosos ni tan siquiera reconocibles para el espectador en sus películas, le restaría veracidad a la propia fantasía de sus historias.
En La Costra Láctea, las protagonistas son un grupo de mujeres vestidas con los trajes típicos de panchoneras, vendedoras de pescado, que tiran piedras a un ovni y lo acorralan.

Cinco años después, en el 2007 se cierra la trilogía Echos der Buchrücken con, Avant Petalos Grillados, uno de los cortometrajes más premiados en toda la historia de nuestro cine. 10’ cautivadores qué le llevan a Cannes, siendo el primer cortometraje español en 36 años que va al prestigioso festival galo. Gana varios premios internacionales entre ellos el de mejor película en el Slamdance de EEUU.
Un culturista hipermusculado, unas voces femeninas en italiano, unos coches SEAT de los años 70, un busto de Philip K. Dick al que le caen litros de sangre y unos edificios de Madrid, como La Casa do Brasil o el Museo del Traje qué por la descontextualización de la historia podrían estar sacados de un Los Angeles después de la bomba atómica. Imágenes poderosas y hermosas pero en absoluto lineales. El espectador tiene más que nunca que dejarse llevar…

Se habla de un nuevo auge del fantástico en España pero en realidad esas películas qué se estrenan en multisalas y hacen taquilla no son más qué calcos mal hechos de la producción fantástica, made in USA. Lo mismo pero encima peor hecho.
Es una pena qué no se apoyen desde aquí a los artistas, cineastas, científicos qué trabajan en cada uno de sus campos de forma libre. Es una pena, qué tengan qué marcharse para poder trabajar, a gusto y con un mínimo de recursos.

En el año 2008, se habló del debut como director de largos de Velasco Broca con la realización de la película; Noches Transarmónicas, escrita por Nacho Vigalondo. La película se presentó a las ayudas del ICAA en dos ocasiones sin éxito, el proyecto quedó parado para reconvertirse después en, Aurora, nuevo proyecto de largometraje que ya tiene algunas partes rodadas pero que espera también financiación para poder continuar.

La colaboración con Nacho Vigalondo, se remonta a los tiempos en los qué la productora Arsénico PC (formada por el propio Nacho, Borja Crespo, Nahikari Ipiña, Borja Cobeaga y Koldo Serra) impulsa la finalización de rodaje del cortometraje, Kinky Hoodoo Voodoo.
En el año 2003, trabajan juntos para grabar el piloto de la serie de TV, Las aventuras galácticas de Jaime de Funes y Arancha. Una serie tremendamente divertida y kitsch qué no llegó a emitirse pero qué tiene legiones de fans gracias al comic original y a miles de visionados en youtube.


Quizás menos conocidas qué los cortometrajes pero no por ello menos importantes son las, Escrituras digitales, películas cortas, muy cortas de 2-3 minutos y qué suman ya más de 60. Muchas de ellas rodadas a la manera de un diario qué nos sirven para aproximarnos más a la propia vida, los gustos, exquisitamente variopintos del autor, referencias no solo visuales si no vitales, sus relaciones personales… en definitiva, Las Escrituras terminan siendo un contendor de su propia vida y una proyección del rico paisaje que le rodea.

He citado ya algunas de las referencias e influencias importantes de su obra; Val del Omar y Philip K. Dick a la cabeza. En estas últimas semanas he podido leer otros artículos que han escrito sobre él. En ellos se cita constantemente a los dos David, Lynch y Cronenberg incluso se atreven con nombres como el del canadiense, Guy Maddin referencia más que osada cuando me consta que el autor que nos concierne no ha visto completa ninguna de sus películas. Sin embargo yo me quedo con los nombres de, Jean Cocteau, Bresson (las elipsis bressonianas están ahí, siempre), Buñuel por lo popular versus lo surreal, la música electrónica alemana, los comics, la serie B de terror y la música popular de divos tales como Julio Iglesias o Raphael así como lo escribo.

Cesar Velasco Broca, Velasco Broca, Ziu, Blasco de Gamma, Regis Muskiz todos ellos son él o un collage de él porque para conocerlo realmente hay que seguirle como, los gurús y gurás que acompañaban a Val del Omar en sus andanzas. César es el hombre a una cámara de 16mm pegado y como tal tiene que, vivir rodando más allá de la burocracia de las instituciones y ciertos planteamientos absurdos del mundo que nos rodea.

Artículo de Natalia Piñuel
Fotografías de Lucía Moreno (Hechas en el Plat, durante el rodaje del documental sobre Val del Omar)

1 comentario:

Looser dijo...

Solamente unas breves líneas, estamos en un hotel en Cadaqués, rodeado de rocas salvajes y viento, la comida es muy sana y austera, y otra vez el sol me ha quemado la nariz y los pómulos, pero lo pasamos muy bien, es como una película de Cesar Velasco pero sin extraterrestres. Pensamos en vosotros. Como dicen los parroquianos por aquí, Adeu...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...